Inicio » Reportajes » Mega Drive, el gran éxito de SEGA en 16 bits
Mega Drive Reportajes Retro

Mega Drive, el gran éxito de SEGA en 16 bits

Sega Mega Drive
Mega Drive se adelantó a Nintendo en la revolución de los 16 bits. La guerra que vivieron en los noventa SEGA y Nintendo prometía ser épica, y al final se quedó atrapada en el reducto temporal de la nostalgia. Una consola pionera en muchos aspectos, que dio a luz al erizo más famoso de la historia de los videojuegos.

El 29 de octubre de 1989 SEGA lanzaría al mercado su mayor éxito como consola de la historia. Con más de 35 millones de unidades vendidas en todo el mundo, SEGA consiguió por fin mirar de tu a tu a Nintendo. De hecho, con 8.390.000 unidades vendidas en Europa la Mega Drive superó a la Super Nintendo (8.150.000 unidades vendidas en Europa), su gran rival de la época.

Es necesario puntualizar que se trata de una victoria pírrica. La consola de SEGA llegó a Europa para las navidades de 1990 y su principal competidor no aterrizó en el viejo continente hasta el verano del 92. Con todo y con eso la diferencia a favor de SEGA fue mínima. Por otro lado, en el mercado Americano la videoconsola fue conocida como Genesis, y allí la diferencia a favor de la consola de Nintendo fue muchísimo más holgada.

La batalla los 16 bits estaba servida, mientras que Super Nintendo era “El cerebro de la bestia“, la consola de SEGA sería “La mayor inteligencia de 16 Bits“. La elección de SEGA Genesis en lugar de Nintendo era la opción rebelde y así se vendía en los anuncios de la época. La disputa SEGA y Nintendo en esos años tendría muchas similitudes a la batalla vivida entre Coca Cola y Pepsi en la década de los noventa.

La Mega Drive funcionaba con el sistema de cartuchos, que a veces había que soplar si el juego no terminaba de cargar. Una vez cargados, la mayor parte de juegos arrancaban con la clásica fanfarria de SEGA.

Mega Drive es una de las primeras consolas retrocompatibles de la historia, instalando el Master System Converter los juegos de su predecesora eran perfectamente válidos para su uso. El mando de Mega Drive fue uno de los más ergonómicos de la época. Pensaba mucho más en el jugador y estaba a años luz de los que comercializó Nintendo para su primera consola de 8 bits.

Aparecieron multitud de periféricos asociados a la consola. En ese sentido encontramos muchos aparatos que fueron pioneros en su época. Uno de los más extraños fue el SEGA Activator, un octógono que emitía señales infrarrojas y que permitía al jugador controlar al personaje con los movimientos de su cuerpo. Contó además con alguno de los primeros mandos de seis botones o pistolas revolucionarias como la SEGA Menacer.

En España la consola de SEGA se popularizó también a través de la televisión. El programa de televisión española, patrocinado por SEGA, El Rescate del Talisman ofrecía a un grupo de niños la posibilidad de hacerse con una Mega Drive. Cuatro niños entraban en un castillo medieval y eran recibidos por el señor del castillo. Uno de los niños se enfundaba un casco misterioso que le impedía la visión y que le permitía adentrarse en un mundo virtual. El resto de compañeros iban guiando al caballero hasta el premio final traído directamente desde el futuro.

 

Los videojuegos más conocidos de Mega Drive en España

En España se comenzó a comercializar con el juego Altered Beast (1988) incluido en el pack básico de venta. Se trataba de un juego ideal para repartir patadas y puñetazos con sorpresa final. El personaje principal iba matando todo lo que se le ponía por delante, si conseguía golpear a una especie de lobos azules aparecía una esfera flotando. Capturando las suficientes esferas, permitía al final de cada nivel que nuestro héroe se convertirse en un ser mitológico. Una historia de mitología griega, con patadas, puñetazos y transformaciones con posibilidad de dos jugadores.

Sin embargo, el hito fundamental en la historia de SEGA y de los videojuegos en general fue la aparición del erizo más popular de la historia. En esos años todo funcionaba por opuestos, si Nintendo tenía a Mario SEGA tenía a Sonic. En el año 1991 apareció por primera vez este personaje azul, que llegaría a vender 4.340.000 unidades. La segunda parte del videojuego, superaría los 6 millones de unidades vendidas.

sonic mega drive

Para los nostálgicos quedan emuladores como este o la posibilidad de adquirir versiones de la consola fabricados al calor de la moda retro y de venta en lugares como Amazon.    

Su éxito como consola se quedó en los 16 bits y en los 90, SEGA no supo adaptarse a los nuevos tiempos. A partir de ese momento SEGA comenzó a cosechar fracasos como la Dreamcast, superada por nuevos rivales como la Playstation de Sony o por viejos enemigos como la Nintendo 64. SEGA fue una gran marca en la fabricación de videoconsolas que parecía destinada a luchar contra Nintendo por el liderazgo de este mercado. Echando la vista atrás, no podemos evitar pensar en la Mega Drive como lo que podría haber sido y lo que nunca será.

Julio Alcaine

Periodista de la Complutense, apasionado de la televisión y los videojuegos. En permanente estado de aprendizaje.

1 comentario

Déjanos un comentario